Los diferentes modelos de predicción se eligen y adaptan de manera individual a la hora de calcular los costes de explotación de escenarios de empleo específicos.